Reflexiones

Dedo Índice

     Es difícil entrar a las redes y no leer lo que cada amigo cibernético escribe. Unos pensamientos capturan tu atención más que otros. “Sabotaje”, precisamente esos son los que retuercen tus entrañas. Muchas personas viven para juzgar el avance o retraso en el camino de los otros. En ocasiones miran hacia atrás te saludan con burla y altivez. Es duro vivir, se vuelve una lucha de clases en la que te ves inmerso sin querer ser partícipe.

Hace unos días leía en una de mis redes sociales a uno de mis amigos. Sus palabras captaron mi atención fijando mi mirada en sus expresiones. Aunque, no voy a repetirlas ya que estaría dando crédito a su falta de sensibilidad hacia el prójimo. Me hizo reflexionar. ¿Por qué buscamos la manera de sabotear el proceso de los otros? ¿Qué podemos ganar?

Algunos mencionan la ley de atracción, mas la desconocen. Puede ser amplio su conocimiento, pero carecen de ética. Una misma raza, pero cada ser es único sistemas que funcionan de formas diversas. Recuerdo en primer año de universidad escuchar a un profesor decir la palabra mediocre. Dos cosas, en un momento así o decides no serlo y te enfocas en demostrartelo. Por otro lado, recuerdas las etiquetas que te han impuesto te las crees y corres a darte de baja.

En mi caso elegí la primera opción, tal vez tardé un poco en culminar el bachillerato; pero lo logré. Fue un camino arduo, aún así comprendí que de ese día en adelante todo sería una elección. Entonces, las personas elijen incomodar a otras para elevar su propio ego. Desde esa primera vez que escuché esa palabra tan despectiva no he dejado de escucharla. Aun si no va dirigida a mi persona me provoca repulsión el hecho de que alguien llame así a su igual.

Nos hemos olvidado como humanidad y vivimos en el constante recordatorio de los títulos. Unos bachilleres , maestros y otros doctores, al final a todos nos cabaran una tumba. Sin importar lo costoso de la caja el hueco será el mismo; a todos nos comerán los gusanos. Gozese del favor, la gracia y el éxito ajeno sin importar cuánto tiempo dure su proceso. No se trata de quien llegue primero u después sino de que lleguemos completos no a pedazos.

Tal vez seas señalado muchas veces por no lograr algo aún o porqué tu sueño se ve imposible. Olvídate del dedo índice y del tiempo, mientras tengas vida hay oportunidad. No te des por vencido, no les des la razón a los que esperas que te creas que eres un fracasado. Qué comiences a caminar como un derrotado sólo para ellos pavonearse en las alturas.

-Pola Guadal ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s