Series de Escritos

El miedo y los sueños

Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo                                                                                       sobre el. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista                                                                                      ese miedo.    Nelson Mandela 1918-2013                                                                                                                                  

El miedo me a tocado muy de cerca, no me es permitido mentir al respecto. Estaría lejos de mi realidad… Ser valiente es una de las grandes virtudes de algunos, pero no hay si quiera uno sobre la faz de la tierra que no haya experimentado esa emoción.  Te hiela el cuerpo, en ocasiones te paraliza y también puede llegar a consumirte.  La Real Academia Española lo define: Angustia por un riesgo o daño real o imaginario. Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea. Interesante,  habremos leído alguna vez que las emociones se aprenden. De hecho, existe un debate sobre las emociones, entre aquellos que refutan que son innatas y los que se inclinan por lo adquirido. Otros, sencillamente creen en ambas.

El cerebro sin duda tiene unas funciones maravillosas, gracias a el somos seres funcionales. Volviendo a lo anterior, ciertamente hay dos tipos de miedo: el congénito y el aprendido. El primero viene en nuestros genes como una herencia de las generaciones previas e incluye el temor a los eventos atmosféricos, la oscuridad, la muerte. El segundo se adquiere a través de la socialización, surge a causa de las experiencias traumáticas que hemos vivido o que hemos visto a otros atravesar.

¿Por qué sentimos miedo? Cuando esa emoción surgió por primera vez el cerebro la codificó como un mecanismo de protección. De ese modo, cuando suceden situaciones que este concibe como amenazas, el miedo se dispara como una herramienta de supervivencia.

Algunos síntomas de que el miedo está presente: estómago descompuesto, sudoración fría, palpitaciones constantes, pulso acelerado, nerviosismo, voz temblorosa y quebradiza. Durante años el miedo se concibió como un factor negativo, no obstante, tiene sus dos vertientes. Nos afecta no solo de manera negativa sino positiva. En el ámbito de los sueños si el miedo que experimentas es paralizante, te inquieta y no te permite funcionar. Entonces, algo no anda bien y existe la posibilidad de que estés somatizando algún trauma emocional. Por el contrario, si posees la capacidad de hacer aun experimentando el miedo, este te afecta de manera asertiva. Debido a que puedes adaptarte y sobreponerte a una situación que pueda causarte estrés realizar; pero no te provoca inercia.

Existe la posibilidad de superar los miedos afrontándolos. Aunque, cabe resaltar que los miedos innatos, exigen un mayor esfuerzo al momento de adentrarse en el proceso de deconstrucción. Pero, la única medida efectiva para erradicar el miedo que se ha convertido en un hábito incapacitante, es enfrentarlo. (Con ayuda profesional y/o espiritual). Puede que tengas las mejores ideas, una gran inventiva, creatividad y un sueño que puede transformar el mundo en un lugar mejor. Es posible que aun enfrentando los miedos adquiridos por aprendizaje, haya estímulos que a causa de los miedos congénitos la emoción pueda resurgir.   Sin embargo, ya no, como un factor incapacitante sino como una herramienta de supervivencia y evolución.

En este último año me he topado con terapias que ayudan a sanar los traumas. (Enfrentándolos). El cerebro tiene la capacidad de auto sanar, es algo tan profundo que es imposible no pensar en Dios. La ciencia siempre se atribuye todas las cosas, muchas veces sin querer reconocer que detrás de esa maravilla siempre ha estado Dios. La supremacía de la ciencia no es de ella, sino del Dios que la dio. Respeto el pensamiento contrario, pero en mi caso, veo a Dios en cada detalle sin explicación certera y detallada. La biblia contiene la frase no temas 365 veces, al comparar este número con los días que contiene un año. (Sí, cada día Dios te invita a no temer). Las situaciones continuaran sucediendo no es posible evadir la responsabilidad de vivir y vivir bien.

Si el miedo se ha convertido en un factor opositor al cumplimiento de tus sueños, si te domina la predestinación al fracaso. Medita en estas letras que con humildad acabo de compartirte. Tienes la capacidad de decidir, posees libre determinación. Si tienes la intención, el ánimo o la resolución, de lograr algo hazlo. Requerirá constancia y determinación, sin importar las veces que tengas que intentar o que necesites ayuda para alcanzarlo. Porqué, al llegar al destino esperado entenderás que nunca se trató de la meta, sino de todas las piedras del miedo que se presentaron como obstáculos. Cuyo fin era convertirse en fortalezas y transformar tu vida.

"La perfección es una pulida colección de errores." Mario Benedetti

Así que no temas, porque yo estoy contigo;
no te angusties, porque yo soy tu Dios.
Te fortaleceré y te ayudaré;
te sostendré con mi diestra victoriosa.

Pola Guadal©
Enlaces de Referencias:
El miedo en el cerebro humano. A. Ávila, F. Rivas, M. Ángel Pertenece al departamento de psiquiatría del Hospital de San Pablo, en Barcelona. Mayo/Junio 2016
Científicos detectan que los genes ‘memorizan’ el miedo. Y. Ruiz, 2013
Lo positivo de los sentimientos negativos. P. Ramírez,  Psicóloga – Centro de Colaboraciones Solidarias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s