Poesía

Pecado

Me vi envuelta entre tus brazos, experimentando pecado
por caminar de tu mano.
Sabía que no eras para mí, aunque Dios usara en ti un molde perfecto.
La vida no nos coloca…
Nos imponemos nosotros,
toma de desiciones equivocadas.
No hay ser humano con super poder,
aun contando con la vara de perder.
Medir las experiencias no es posible.
El corazón cuenta la historia
con sus cicatrices.
Pasa el tiempo y todo se va.
El amor termina y la vida sigue,
nuevamente se repite.
Los besos se tornan grises,
los días pierden color.
No porque Dios lo provocó,

sino concecuencias de mi decisión.

Las horas pasan y no quiero dejarte.
Los días se vuelven interminables.
Miro el comienzo, sonrío…
Duele ver tus lágrimas susurrando dolor.
El silencio como aliado,
Cristo de testigo.
La intención nunca fue lastimar,
hoy se vuelve un castigo amar.
El olvido nos va ganando la lucha,
aunque no quiero decirlo.
No hay remedio,
el adiós se aproxima.
Autor: Pola Guadal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s