Poesía

El Adiós

Aunque la muerte es parte de la vida,

Jamás comprenderé su crueldad.

La tristeza que abruma el alma,

Al punto de olvidar que uno continúa vivo.

Ante una pérdida repentina de un ser

querido.

 

No es miedo a la muerte lo que algunos enfrentan,

es miedo a la vida sin aquellos que amó.

Es la evasiva a su secuela,

Los rastros y pedazos que deja incompletos.

Recuerdos irrepetibles, caricias intangibles

del que ya no está.

 

Como si no hubiese vivido, aunque

de gracia muchos años haya tenido.

La vida no será suficiente, comparada

con el peso de la última despedida.

a veces tan injusta que el tiempo

Traiciona el deseo del alma.

 

No siempre se da la despedida,

Se van sin decir te amo, sin un adiós.

 

No es que la mortandad merezca una poesía.

La vida necesita infinitas letras para no morir.

Injusto es el tiempo que corta la respiración.

Cuando alguien a quien amas,

se va sin decir adiós.

 

El cielo parece alcanzable,

hasta que el dolor te consume.

Te podrás levantar valiente,

de una eterna despedida, pero

tomará tiempo.

 

Eso que, al divisar la vida,

te haces consciente,

de que nunca será suficiente.

 

Pola Guadal©

4 de septiembre de 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s