Reflexiones

Un pueblo dormido ante la desigualdad

 

“No habéis convencido a un hombre por el hecho de haberlo reducido al silencio.”

John Morley, vizconde de Blackburn

 

En este año he visto cómo nos destruye la política, que no es mala hasta que cae en manos equivocadas. Personas que andan en busca de poder para lucrarse y enriquecerse. Es triste, los países poseen tantos recursos para ser autónomos y el sistema nos impone la dependencia. Ante la ironía de ser seres libres e independientes en una patria enjaulada, tarde o temprano hacen que el pueblo olvide como volar. ¿Cuántas personas adquieren títulos universitarios con la intención de aportar a su país.? Claro que siempre está al que no le importa su gente y sólo lo hace en base al deseo de una vida llena de lujos. No me malinterpreten, cada cual crea su filosofía de vida bajo los paradigmas que entienda construyen su realidad, pero no necesariamente su verdad.

La realidad es que el mundo está tan corrompido que las cosas no mejoraran, aun así, admiro aquellos que se revelan contra la opresión. Que salen a las calles a cabildear por los derechos del colectivo que les incluye a ellos. Admiro las luchas interminables, pero apasionada de aquellos que gritan y exigen la libertad de sus países. ¿Dónde vive la gente en mi Puerto Rico? Me niego a plantearme el hecho de que viven dormidos, enajenados en el consumismo y en la globalización rampante, auto impuesta por líderes de envergadura. A veces me siento a pensar, que no tenemos nada porque hemos puesto nuestra esperanza en cosas sin valor. Admiro aquellos que siembran lo que se comen, independientes de un sistema que en cualquier momento colapsa.

Un país quebrado y gobernantes que viven en las papas, mientras que uno a duras penas a veces se lleva el bocado a la boca. ¿Dónde parará este desenfreno? ¿Qué sacamos con quejarnos? Creo que es el pueblo quien vota por sus gobernantes y este tiene derecho a exigir un trato justo e igualitario. Hablo de mi país porque es mi patria y en ella vivo, pero sé que hay muchos otros países de Latino América enfrentando la misma opresión o peor. El sistema nos confronta con la desesperanza y en medio de esa incertidumbre, mi paz es Cristo. No puedo hablar de otra esperanza porque sólo en esa confío. Tenemos que despertar y dejar de apreciar desde dentro de la jaula la puerta abierta. La sensatez grita que sí queremos municipios autónomos, queríamos esa misma autonomía para el país.

Me niego a repetir que vivimos en la democracia, cuando crece la pobreza y la clase media desaparece. Tal vez, la democracia sólo sirve para elegir erradamente cada cuatrienio. Me siento indignada y violentada como ciudadana cada vez que veo una baja en la policía, menos fondos para la salud, el evidente experimento con la educación. Dormimos y olvidamos que a los gobiernos no le conviene la gente educada, para ellos, deben ser exterminados. No hay uno, que pelee por tener la razón creo que a muy pocos le importa, las personas pelean por sus derechos. Esos que mientras dormimos en las noches, son arrebatados sin que podamos defendernos de los proyectos de ley injustos a los que somos sometidos.  Gracias al cielo mi paz no depende del gobierno.

Juan 14:27 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

Pola Guadal©

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s