Poesía

Dios como Amor

Te he escrito antes, muchas poesías.

A diario repito tus palabras para hacerlas mías.

Voy por el camino añorando sentirte, a veces perdiendo

de vista tu abrazo tan evidente.

Cuando pierdo las fuerzas y todo deseo de vivir,

viene a mi como bálsamo tu caricia repentina.

 

No tengo un recuerdo en mi vida en que no estés Tú.

Porqué te amé desde antes de nacer.

Cuándo el primer milagro presenciado de ti,

fue mi vida.

 

A veces huyo, me desvío de tu plan y me rescatas.

No de cualquiera, me rescatas de mí.

 

No hay un amor como el tuyo que calma la tempestad,

que calma las olas del mar.

Que alimenta mi alma sin condicionar.

Un amor que es esperanza y mi sed sacia.

¡No hay amor como el tuyo!

Oh Dios soberano…

 

Cuando olvido quien soy, me das identidad.

Cuando me cuestiono mi existencia, me recuerdas mi propósito.

¿Quién puede depender de la imperfección de la humanidad?

Encuentro todo en ti, y aquel que no conoce

puede que lo convierta en un reproche.

No hay dependencia sana según la ciencia.

 

Dependo de ti, porque sólo me haces bien y reconozco

que traes bienestar a mi vida.

Mis huesos se secan en ocasiones, eres Tú

quien les devuelve la vida.

En medio del desierto dando la salida.

Pola Guadal©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s