Dignidad

Cada pétalo que se marchita me duele en las entrañas. Muchas mueren con la esperanza de ver la ecuación fallar.Ni para un lado o para el otro, que el sentido de la vida sea su valor y nunca su género. Me duele la manera en la que aún nos comportamos cómo raza. En que las guerras siguen cobrando vidas inocentes, el hambre se acrecenta junto al odio. La falta de tolerancia y equidad por los otros. Me duele la falta de esperanza, qué mueran tantos sin experimentar la paz…

Pienso, me duele y siento, me duele aún más. No hay manera de que mis huesos callen, ellos gritan al unísono con mi boca. Me niego a morir sin compartir mi esperanza con cuántas más personas pueda, mejor. Muchas personas dicen: “Él lo permite todo”… Pero, ¿Verdaderamente lo han dejado entrar en sus vidas? Luego de que la maldad hace estragos usan su nombre en vano. Justo en el nombre ante el cuál la tierra tiembla. Es el hombre en su maldad que provoca todos los males, no culpemos a Dios por nuestra propia caída.

A pesar de ello, es el único que en su misericordia ha permitido que aún estemos de pie. Nunca conocí un amor inquebrantable hasta que recibí su perdón. Puedes o no pensar de la misma manera y lo respeto. Pero si hay un grado de sensibilidad en ti, si no te han quitado eso, compartiremos el mismo dolor. Alzaremos a una la voz: ¡NO MAS VIOLENCIA! ¡NO MÁS! Podrán en base a su poder quitarnos recursos, pero que jamás nos roben la dignidad.

Pola Guadal ©

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: