Desde el desierto

Decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz” 
― Walt Disney

–  https://akifrases.com/frase/154745

He tenido un tiempo conmigo redactando mi propia historia, pero la sorpresa llegó al momento de leer mis propias líneas. De hecho, aún no lo culmino, debo confesar que ha sido una travesía difícil. Tantos hechos superados que en su momento transcurrían bajo el pensamiento de no poder resistir el dolor. Dónde el sufrimiento malcomía mis huesos, pero qué es la vida sin sufrimiento. Con cada caída volvía adentrarme a la ecuación de los vivos. Momentos duros que claro está, todavía no terminarán hasta que culmine mi viaje en esta aventura que llamamos vida. La que creía no tenia propósito y ahora mis labios sólo pueden confirmar que gracias a eso sigo de pie.

Todos vivimos momentos en los que nuestras fuerzas decaen y creemos desfallecer. En ese trayecto de entrar en la comprensión de que todo tenia salida, y la tiene, tropecé con un versículo bíblico.

1 Corintios 10:13 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

En su momento comprenderán porqué este texto confrontativo se ha convertido en uno de mis preferidos. Claro, puedo adelantarles un poco y es que a través de los procesos mas duros de mi vida no me he sentido sola. Para aquellos que creen saben que hablo de un encuentro con Dios, de una vida en él. Para quienes son agnósticos o ateos les parecerá ridículo, un sin sentido y ese pensamiento de mi parte es respetado. Como siempre digo hablo de aquello que me es conocido, que he probado y cuando un producto resulta bueno usualmente lo recomendamos a otros. Eso sucede con mi fe en Dios y el sentido o la dirección que ha dado esto a mi vida.

En fin, hoy es otro día en la cotidianidad y uno menos en uno de los desiertos más áridos que he tenido que atravesar a causa de mis desiciones. Erradas o no, depende del punto de enfoque que cada uno pueda tener al respecto. Debo añadir que aunque efectivamente es un desierto, el gozo y la paz que experimento sólo pueden venir del Cristo resucitado. Que a pesar del dolor del alma el espíritu sigue dispuesto y el cuerpo no obstante, continua funcionando adecuadamente. En ese orden espíritu, alma y cuerpo en plena sincronía con el autor y consumidor de la fe.

Pola Guadal©

3 comentarios sobre “Desde el desierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s