La silla del Juez©

Al mirar al pasado, incluso antes del orden habitaba el desorden la faz de la tierra. De ahí venimos, del caos y del pecado. ¿No es cierto que nacimos después de morder una manzana? Conocimiento del bien y del mal dieron cavida al coito, a la intimidad. Nos creemos tan perfectos que olvidamos la caída y que nada es por nuestro propio pie. Sin la reivindicación del hombre en la cruz importariamos menos y no valiesemos nada.

La resurrección nos provee una segunda oportunidad en tiempo presente. No desvirtuemos lo que es imposible de negar. Santos somos sólo en él, pero fuera de él viles y menospreciados. A los que creen bienvenidos y aquellos que no creen, mis respetos genuinos. No porqué no crean, ya han tomado su desicion y es ese su ideal. Cada cuál se coloca los suyos como un tesoro en el alma, otros creen en distintas deidades y es esa su fe.

Es indiscutible la afirmación de una religión, creencia o práctica, es algo tan personal y privado. ¿Qué nos da el derecho de juzgar el camino de los demás? Acaso. ¿No tenemos suficiente con el nuestro? Tantas culturas y sólo una raza empecinada en seguir dividida. ¡No hemos aprendido nada! Seguirá la guerra y el fuego de la maldad consumirá el planeta. Amo la paz y la practico, la abrazo cada vez que puedo. Se siente tan bien la serenidad, la calma, mas algunos prefieren las armas y la violencia.

Dicen en mi país: “cada loco con su tema” y entonces, pienso que la razón es peligrosa. La culpa unos la piden a gritos en base al sentido de víctima que no les permite avanzar. Otros discuten rifando a ver quién se la queda y al final, todos quieren la razón. La lógica ambivalente que nos mueve a despotricar los unos con los otros no debe ser la balanza.

Buscamos el uno en el otro la verdad absoluta, que según algunos no existe. Esa es su postura y argumento. Por otro lado, otras formas de pensamiento afirman tenerla. ¿Quién tiene la razón? ¿Importa? Hay que vivir la vida asumiendo las consecuencias de nuestras propias desiciones. ¡Una vida basta! Cargo mi verdad con orgullo y la comparto, porqué es la mía. Lejos de cualquier imposición absurda e irresponsable, que sólo hiere y lastima. He probado la Trinidad y me ha hecho bien, aprendí que lo bueno se comparte. ¡Eso hago!

En fin, nunca utilice sus ideales o creencias, su fe, para oprimir, segregar, estigmatizar, discriminar. Si en algo coincidimos todos, me atrevo a generalizar, es que cada uno es dueño de su vida. Bien, así que lejos de sentanos en la silla del Supremo a intentar jugar a ser juez; miremos hacia adentro. Introspección es el término exacto, la imperfección es cosa de la raza humana. No hay motivo para mostrarse diferente, cuando en el fondo todos somos pecadores engenerados del pecado original.

Ahora bien, sería inaceptable que me despida en este escrito sin antes decir: HAY ESPERANZA. Para mí, Dios siempre y dije siempre, será la respuesta a todos los males de este planeta. Y si hubiese vida en otros tambien para esos sería la solución. Una vez más mis respetos y abrazo a quienes piensan diferente a mi.

Tanialis Cepeda, PG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s