Transeúntes en Vilo

 

En la pradera de mis propios sueños desperté,

divagando entre el paraíso y el infierno, me perderé.

¿Dónde andaré? Las alas pesan, duelen,

se derraman, mientras el alma grita:

¡Libérame!

 

No era tan fácil abandonar esos viejos fantasmas,

de cierto modo eran mi única compañía,

cientos de noches desgarrando la luna,

pero en realidad era mi corazón

que yacía marchito desde algún tiempo atrás.

 

Brotaban las palabras como bálsamo 

 intentando sanar lo que estaba roto.

me refugié en el pasado para aliviar el dolor,

traté de huir a la infancia, pero no pude,

no había escapatoria a la inevitable

tragedia de un alma sin libertad.

 

Sólo esta punzada latente que prolongaba la angustia

seguía intacta, la mentalidad seguía ahí,

atada a lo que hacía daño; corrían ríos

por las mejillas con causes más grandes cada vez,

tanto así como este vacío por dentro.

 

Un río desembocaba con furia en contra mía,

por pensar diferente, no voy a sucumbir,

no me someterán, voy hacia adelante

con un sello en la frente que se lee:

“Propiedad de nadie”, de alguien

que me ame a medias no puedo ser,

en la tempestad me he descubierto,

al final sólo me tengo a mí.

 

Lo que quiero es lo que atraigo para mí,

la paz de un alma que yace en el interior.

¡Dueños de nuestro destino!

Sin ignorar las ilusiones, caminando contra la corriente

Cayendo una y otra vez ante la rutina.

Y son estos pensamientos suicidas los que me hacen rebelde;

soñar la vida en vez de vivirla.

Puede que tenga algún sentido.

 

Entonces, despierto entre la aventura de vivir

para valorar el aliento y ante cada experiencia aprendo.

Al caer nuevamente ante un sueño profundo.

¡Vivo!

 

Aunque vivo en vilo no deja de ser vida,

cuando falta el aire me lleno de esperanza,

cada caída ha significado una cicatriz de aprendizaje,

dolorosa sin duda pero que deja una marca

de lo que soy y de lo que era.

 

De ninguna versión puedo escapar, fui y soy,

cada trayecto caminado me llevará hasta la

transformación que me aguarda;

continuaré hacia adelante a pesar del dolor.

Por encima de mi misma,

no arderé en el desasosiego de perderme para siempre.

 

Tanialis ‘PG’ Cepeda

Colaboración:

Arlequín Dom <:o(

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Feminismo. Amor. Sororidad.

Caminemos, aunque andemos rotas por dentro.

El Blog de Andre

Un blog sobre minimalismo y desarrollo personal

Mónica Nita

Un espacio de información, expresión y entretenimiento

Comunicación es evolución

Me gusta escribir. Este es mi Blog. José Antonio Sánchez Serrano

Sueños escritos

La vida es un sueño imaginado

Poemas del Alfalfa

escritos en el corazon

A %d blogueros les gusta esto: